Tras recoger el premio, Schwarzenegger afirmó que ésta no es más que una «continuación» de su experiencia «de amor con España». «He amado España antes de rodar Conan. Después de hacer la película, España empezó a ocupar un gran lugar en mi corazón»